Product Description

La flacidez en el plano muscular puede corregirse realizando actividad física mientras que en el plano de la piel podría llegar a requerir de una intervención quirúrgica si es muy excesiva. Si no es excesiva, sin embargo, puede revertirse mediante la aplicación de cremas reafirmantes, fajas compresoras y una rutina de ejercicios moderada. También podemos recurrir a los masajes, que nos permite focalizar el tratamiento a las zonas específicamente afectadas: glúteos, abdomen, muslos o brazos. Al no tratarse de una cirugía en sí, los riesgos son mucho menores y no existirán cicatrices ni otros problemas derivados de las intervenciones quirúrgicas.